Malvinas: Aumenta la militarización británica y disminuye el reclamo argentino

 

El giro en la política exterior del gobierno argentino, que tiene como punto clave la firma del acuerdo del 13 de septiembre, abrió la puerta para que el Reino Unido aumente su actividad militar en las islas. Los aviones de guerra británicos que hicieron escala en Brasil, violando los acuerdos de los países que integran la Unasur y el Mercosur, sumados a la ausencia del reclamo de la Cancillería argentina, aumentan la hipótesis de que el gobierno de Macri promueve una política de desmalvinización.

Por Héctor Bernardo

Base de Monte Agradable/ Foto Donald Morrison

 

Desde su asunción como presidente, Mauricio Macri dio un giro de 180 grados a la política exterior del gobierno argentino. Uno de los puntos clave de este cambio se puede apreciar claramente en la política respecto al conflicto que el país mantiene con el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas.

Distintos sectores han acusado al mandatario argentino de promover una política de desmalvinización, dejando de lado el reclamo soberano sobre las islas.

En este nuevo marco, el gobierno de británico y el argentino firmaron, el 13 de septiembre del 2016, un acuerdo de cooperación respecto a las islas.

Ante este cambio de posicionamiento del gobierno argentino, el Reino Unido ha aumentado la actividad militar en Malvinas, donde posee una base que alberga a 2 mil soldados, en un territorio que tiene solo 2.500 civiles.

El armamento británico en la isla también da muestras de una desproporción sin fundamentos teniendo en cuenta que Argentina, luego del enfrentamiento militar de 1982, siempre dio muestras de buscar una solución pacífica al del conflicto. Esta desproporción ha llegado al punto de tener un submarino nuclear británico surcando las aguas de las islas.

Recientemente una denuncia presentada por la ex embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, y el legislador del Frente para la Victoria (FpV), integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Guillermo Carmona, dio cuenta que aviones de Guerra de la Fuerza Área británica utilizaron, al menos en seis oportunidades, aeropuertos brasileros de San Pablo, Porto Alegre y Río de Janeiro, como paradas técnicas en su recorrido desde o hacia Malvinas.

Dos caza Tornado F3 de la Royal Air Force sobrevuelan Malvinas. 
Foto: Cpl Darren Smith

Cabe recordar que la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y el Mercado Común del Sur (Mercosur) han emitido declaraciones en favor del reclamo argentino por la soberanía de las islas. En dichas declaraciones los países miembros de estos bloques regionales se comprometieron a no prestar sus instalaciones, ni asistir logísticamente a las Fuerzas Armas británicas que ocupan ilegalmente las islas. Sin embargo, el gobierno brasileño de Michel Temer parece desconocer estos acuerdos.

En ese sentido, el diputado Carmona aseguró en declaraciones periodísticas que “Temer, en tiempos de paz, está haciendo lo mismo que hizo Pinochet en tiempos de guerra. Brindar logística, brindar estructura aeroportuaria con el silencio del Gobierno argentino”.

El gobierno de Mauricio Macri y la canciller Susana Malcorra,  presentó un tibio reclamo formal luego que la denuncia de Carmona y Castro había trascendido en diversos medios.

Los denunciantes inscribieron la actitud del gobierno británico en el marco del acuerdo que los dos países firmaron el 13 de septiembre y que fue denunciado el bloque de legisladores del Frente para la Victoria y por el Observatorio de Malvinas (conformado por legisladores y especialistas).

En ese sentido, la ex embajadora Castro, en declaraciones al portal Diario Contexto, aseguró que “el acuerdo del 13 de septiembre plasma textualmente la pretensión británica sobre lo que Argentina tiene que hacer respecto de Malvinas. Esto lo digo con toda seguridad, dado que fui embajadora durante cuatro años en el Reino Unido y el texto del acuerdo, en el capítulo referido al Atlántico Sur, toma textualmente la pretensión británica de ‘remover todos los obstáculos’ que hacen al crecimiento económico y al desarrollo sustentable de las islas en lo referente a hidrocarburos, pesca y navegación”.

“Esto quiere decir que el Gobierno se comprometió a desmantelar las medidas jurídicas, legislativas y administrativas que ha tomado Argentina para proteger los recursos naturales renovables y no renovables en las islas Malvinas”, remarcó Castro.

La base británica en Malvinas no es solo una afrenta a la soberanía argentina. Instalada en un punto estratégico para el control de los recursos naturales del Atlántico Sur y de la Antártida, es clave en la vinculación que – como posible base de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)  – puede tener con el resto de las bases que su principal socio, Estados Unidos, tiene distribuidas en toda la región y, que según cálculos de especialista como la periodista Telma Luzzani y el sociólogo Atilio Boron, rondan las ochenta.

Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur

El aumento del presupuesto militar para las islas definido recientemente por el Reino Unido, que alcanza la cifra de 153 millones de libras (187 millones de dólares); el anunció de ejercicios militares en octubre pasado que incluían lanzamiento de misiles, el incremento de los vuelos de aviones de guerra con destino a Malvinas que transportan, personal, armamento y tecnología, son todos actos que contradicen la resolución del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas que le exige a las dos partes sentarse a negociar de manera pacífica.

Asimismo, la falta de fortaleza en el reclamo del actual gobierno argentino contradice el mandato que desde la reforma de 1994 es parte de la Constitución Nacional Argentina y que señala respecto a las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur que “La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y de acuerdo con los principios del derecho internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino”.

 

Imagen Base Monte Agradable: Por Donald Morrison from Lochalsh, Scotland (Mount Pleasant Airport) [CC BY 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], undefined

Imagen Cazas Tornado sobre Malvinas: Photo: Cpl Darren Smith /MOD [OGL (http://www.nationalarchives.gov.uk/doc/open-government-licence/version/1/)], undefined

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *